Cuando no quiere hablar

Cuando no quiere hablar

El mutismo selectivo es cuando un niño que sabe hablar deja de hacerlo sin motivo aparente.

Tú te vuelcas en entender qué le pasa, intentas encontrar esa razón que le lleva a no querer hablar, le animas a hablar, incluso le has echado alguna bronca… pero nada funciona, sigue sin hablar.

Hay que analizar dónde ha dejado de hablar y cuál es la solución que has puesto en marcha, que normalmente se resume en una: intentar que hable.

A partir de ahí se idea la forma de hacer que vuelva a hablar sin pedírselo. Porque es precisamente pedírselo lo que mantiene el problema al hacer que el niño tenga atenciones que no tendría si hablara normalmente.

El problema se puede solucionar en poco tiempo.


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *