“La felicidad en la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien querer y algo que esperar”

David Sojo

Psicólogo y Psicoterapeuta

 

Siempre me llamó la atención todo lo que tenía que ver con la mente, los recuerdos, la hipnosis…

Aún recuerdo el interés con el que leía un viejo libro de Freud que había por casa, sin la fortuna de llegar a entender algo, ya que tendría como 9 o 10 años.

Lo tuve fácil para elegir qué quería estudiar, incluso antes de estar matriculado en la universidad iba a clase porque tenía una amiga que haciendo psicología y, mientras ellos estaban allí “obligados” aguantando la clase, yo estaba encantado de la vida.

Si que es verdad que luego me costó encontrar la psicología que yo quería. Si, porque no hay una psicología. Hay muchas escuelas diferentes y cada una tiene una manera de ver a las personas, sus problemas y sobre todo, cómo solucionarlos.

Fui seducido por el Psicoanálisis, pero pronto vi que todas aquellas teorías en la práctica no eran más que eso, teorías. Suposiciones que no funcionan y meten a los pacientes en unos laberintos que rara vez conducen a la solución de los problemas.

Después me asomé a la Gestalt, y aunque aquello tenía más sentido seguía sin cuadrarme. Fritz Perls, el creador junto con su esposa de esta corriente, tenía ideas que no me cuadraban.

Me acerqué al Congnitivismo, y me pareció un poco vació porque era básicamente decir a las personas aquello que ya saben que deben hacer pero no saben cómo, parecido al coaching.

El Conductismo, que al principio dejé de lado, empezó a tener sentido. Esos tratamientos científicos, esa manía de probar si los tratamientos funcionan realmente, algo que disgusta a los psicoanalistas, tenía mucho sentido.

Estudié y leí muchísimo de cada una de ellas, me matriculé en másters, seminarios, charlas, cursos… y aunque en todas encontré ideas valiosas, me faltaba algo.

Hasta que di con la Terapia Breve Estratégica y me aportó algo diferente a todo lo que había visto hasta entonces.

 

 

Para mí la escuela de psicología que mejor entiende al ser humano, a sus problemas y sobre todo, a las soluciones, a como arreglar los problemas.

Conocer no significa superar, por mucho que escarbes en tu niñez no vas a resolver tus problemas actuales. Conocer tu pasado sirve para entenderte y encuadrar la terapia, pero los problemas se solucionan en el presente, ahora.

 

Tu problema no va a solucionarse por mucho que pases años buceando en tu pasado

 

La Terapia Breve Estratégica cambia la forma de enfrentar los problemas, basándose en el método científico, con protocolos que han demostrado su eficacia para no dejar nada al azar.

Genios como Milton Erickson, Paul Watzlawick o más recientemente, Giorgio Nardone, han cambiaron la forma de afrontar los problemas y de solucionar los problemas.

He aplicado todo lo aprendido al tratamiento del dolor y he escrito un libro sobre la fibromialgia llamado “El síndrome de Felipe II”, donde explico una novedosa corriente que está dando muy muy buenos resultados.

Estoy a punto de publicar otro libro sobre la migraña que va a cambiar todo lo conocido hasta ahora sobre el dolor crónico sin lesión.

Por lo demás me encanta el deporte, sobre todo el ciclismo; viajar, que creo es una de las mejores formas de crecer; los animales y las salidas al monte, eso me da vida…

Estoy en Bilbao, ponte en contacto para lo que necesites.

¿Cómo sería tu vida sin ese problema?

10 + 1 =