Un funcionario de Satanás instruye a su sobrino, un joven diablo, explicándole los medios y recursos más idóneos para conquistar y dominar a los hombres y mujeres.

En una de estas cartas sugiere:

“Haz de manera que piensen siempre en su pasado; en las decisiones que han tomando y que quizá no habrían debido tomar, en todas las que, en cambio, habrían debido tomar y han evitado. Se volverán tristes y melancólicos, dispuestos a venderte su alma. O bien haz de manera que piensen siempre en su futuro; en todas la incertidumbres del mañana y en las posible dificultades; en su corazón envejecido y en su cuerpo decadente. Se sentirán asustados, angustiados y también en este caso dispuestos a venderte su alma”.

“¿Son tan frágiles y vulnerables?”, preguntó el joven diablo.

“No, no lo son, pero creen serlo y esto es más que suficiente para nosotros”, le respondió el viejo.

Luego añadió:

“Nunca los hagas entrar en el presente, allí están a gusto y no te venderán su alma”.

 

Clive Staples Lewis, Cartas del diablo a su sobrino. Madrid, Rialp, 1998.