Migraña

La migraña es una de las enfermedades más perversas que hay. Genera un sufrimiento brutal sin que la persona esté aparentemente afectada. Eso provoca un sufrimiento terrible, porque por una parte has de soportar ese espantoso dolor y por otra esa horrible incomprensión.

Con frecuencia dudo de cuál de las dos genera más sufrimiento. Si te rompes una pierna recibes el cariño y el apoyo de los demás; si tienes una migraña espantosa que no te deja vivir, no hay nada que lo indique, no hay reconocimiento a ese sufrimiento, a ese infierno.

Problemas por coger bajas, compañeros que te miran como la rara, médicos que no te comprenden, toda esa vida social que te has perdido, el miedo a que tu pareja algún día deje de estar ahí, no poder disfrutar de tu hijos, fiestas que se convierten en luto…

La migraña es la enfermedad doble: por una parte está el dolor y por la otra la incomprensión y los daños colaterales en tu vida.

La comunidad científica no ha entendido cómo funciona el dolor y la migraña. Cada día leo atónito artículos de supuestos expertos basándose en conceptos ya obsoletos, recomendando fármacos que no curan pero machacan la salud, haciendo que esas personas se metan inevitablemente en un callejón sin salida.

Si no sales de esa dañina visión y abrazas la biología del dolor estarás condenada a una cronicidad sin fin.

¿Qué sabemos a día de hoy acerca de la migraña?

  1. No se ha encontrado esa estructura “rota” que causa tu dolor.

 

 

Hormonas, vasos sanguíneos, meninges, genes, neuronas… no hay una sola evidencia física que de cuenta de tu migraña.

2. Si sabemos que del origen de TODO dolor: haya o no haya daño físico que lo justifique, el dolor comienza SIEMPRE, el 100% de las veces, en una percepción:

Una OPINIÓN de tu organismo que concluye que la respuesta de dolor es la más conveniente.

 

 

Esto no tiene nada que ver con el mal llamado dolor psicológico. 

No existe el dolor psicológico

El dolor es NECESARIAMENTE fruto de una percepción, una INTERPRETACIÓN del organismo y se siente en el cuerpo, es SIEMPRE FÍSICO. No puede ser de otra manera.

3. En nuestro organismo las percepciones disfuncionales(opiniones erróneas de la realidad) son la norma, no la excepción.

Por ejemplo, en las enfermedades autoinmunes el organismo se ataca a sí mismo pudiendo llegar a causar la muerte.

 

 

En el caso de la migraña nopodemos hablar de un organismo enfermo; como mínimo hemos de considerar a un organismo razonablemente sano, ya que NO se encuentra daño físico alguno.

El problema es que tu organismo estáencendiendo una alarma sin motivo.

 

 

Esa es la clave para salir de la migraña: se trata de DESACTIVAR un mecanismo de defensa (dolor) activado erróneamente, un falso positivo.

Tu migraña no va a desaparecer con una pastilla. Si quieres salir de la migraña aplica los últimos avances de la biología.

Articulo de premsa

 

Consulta sobre el tratamiento

15 + 3 =