Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo

Albert Einstein

 

La migraña tiene cura. Siempre y cuando salgas de la visión prehistórica del dolor, para adentrarte en este nuevo enfoque.

Como introducción me gustaría contarte 10 cosas que seguramente no sabes sobre la migraña, que pueden ser el principio del fin de tu sufrimiento.

 

1. La pregunta no es por qué duele la cabeza.

Cuando al 93% de las personas les duele la cabeza alguna vez a lo largo de su vida (Rizzoli et al, 2018), preguntarse por qué duele la cabeza, es igual que preguntarse por qué sentimos miedo. La pregunta correcta es cómo se cronifica en algunas personas (12%), esa capacidad que, según parece, tenemos todos los seres humanos.

 

2. El cerebro no es un ente independiente.

Actualmente ningún investigador serio pone en duda que para sentir dolor ha de haber una activación neurofisiológica. Sin embargo, el sistema nervioso se desarrolla gracias a la interacción con el entorno, y la mayor parte de sus funciones están íntimamente ligadas a él. La capacidad neurofisiológica de sentir dolor está determinada por eventos externos al sistema nervioso.

 

3El dolor es una emoción.

Y una emoción es una reacción cargada de valoración, no de peligro real o de daño físico. Que te duela el hombro no quiere decir que tengas una lesión en el hombro, quiere decir que tu organismo ha valorado que en ese hombro pasa algo que pone en riesgo tu integridad.

La mayoría de las veces está en lo cierto, sin embargo, de la misma forma que se puede sentir miedo en ausencia de peligro real, sentir dolor no es garantía de daño físico.

 

4. Las emociones son dinámicas, no sinapsis.

El sistema nervioso es garante de la sensación, jamás causante. Tener genes, proteínas, enzimas, neuronas… en definitiva, un organismo, permite, entre otras cosas, sentir dolor. Sin embargo, pensar que el dolor puede surgir de alguna de sus partes, es un error de tipo lógico (B. Russell). Las emociones surgen de la interacción entre la persona y su entorno, no se pueden reducir a biología. Sin un entorno y un comportamiento, no hay emoción.

 

5. No hay nada que curar en el sistema nervioso de una persona que padece migraña.

Sin ninguna prueba que lo respalde, se da por hecho que el dolor se debe a algún fallo en el sistema nervioso; olvidando que todo lo que sucede ahí, se puede entender únicamente teniendo en cuenta la interacción con el entorno.

Reducir la migraña a biología solo puede calificarse de simplismo radical.

 

6. La migraña se construye.

El problema no es que duela la cabeza, es que se cronifique. La migraña no aparece de un día para otro, se construye. A medida que la persona hace cosas para librarse de ella, se establece una dinámica que retroalimenta el dolor de cabeza.

 

7. La clave es desactivar una dinámica.

¿Crees que esta teoría es descabellada?

Observa lo que sucede en otras emociones. Por ejemplo, para desarrollar una fobia, miedo crónico, se necesita, además de un organismo capaz de sentir miedo, un entorno y un comportamiento. El miedo se cronifica porque la persona está haciendo algo (evitar aquello que teme), que retroalimenta su capacidad neurofisiológica de sentir miedo. No se debe a un cerebro autónomo.

La capacidad de sentir miedo es, evidentemente, neurofisiológica. Sin embargo, tanto su puesta en marcha como su cronificación, están determinadas por eventos externos al sistema nervioso.

En la migraña, dolor de cabeza crónico, sucede lo mismo. Una cosa es la capacidad de sentir dolor de cabeza, y otra su cronificación. El problema no es la activación neurofisiológica: es la dinámica que la retroalimenta.

No es casualidad que los neurólogos sean el grupo de población que más migraña padece.

Tampoco que existan tantos y tan diferentes remedios que funcionan en algunas personas, pero que no se pueden sistematizar con éxito en otras: alimentación, botox, piercing, acupuntura… funcionan si rompen la dinámica, no por ellos mismos.

 

8. Tu problema no es el dolor de cabeza sino lo que haces cuando te duele la cabeza.

El fármaco, el mejor de los casos (no en todas las personas y no todas las veces), bloquea la activación neurofisiológica ayudando a manejar el brote; sin embargo, deja intacta la dinámica colaborando en su cronificación.

Llevar un diario de la migraña es una de las mejores formas de cronificar el dolor.

Meterte en una habitación a oscuras cuando tienes dolor de cabeza, también

 

 9. ¿Cómo va a curarte la migraña un psicólogo?

Los psicólogos somos los especialistas en emociones, y el dolor es una emoción sujeta a una dinámica que no se puede reducir a biología.

Psicológico no quiere decir inventado, irreal o que lo podrías superar si realmente quisieras. Nadie se puede provocar dolor a sí mismo. Que seas escéptico es lógico y además, deseable. Cuanto más escéptica es la persona, al poner más atención al proceso, mejor funciona.

 

10. La mejor prueba de una teoría es su aplicación.

Consulta lo que dicen las personas que han superado la migraña con este enfoque.

 

 

Si quieres saber más sobre esta nueva visión, curiosea otras entradas de la web o échale un ojo al libro.

Para consultar tu caso, escríbeme.

LA MIGRAÑA SE DESACTIVA

NO SE CURA

Si has tirado la toalla con la migraña y te has resignado a vivir siempre con dolor, este libro es para ti.

WhatsApp