La migraña tiene cura. Siempre y cuando vayas más allá de la visión tradicional del dolor, para saber exactamente qué es y hacer aquello que te permitirá superarla.

Para que te adentres en la nueva biología del dolor, me gustaría contarte 10 cosas que seguramente no sabes sobre la migraña y que pueden ser el principio del fin de tu sufrimiento. 

1. Al 93 % de las personas les ha dolido la cabeza alguna vez a lo largo de su vida. El problema no es que duela la cabeza, que es una experiencia común del género humano; el problema es que se cronifique y se convierta en migraña. Y eso sólo le pasa solamente a un 12 % de las personas.

2. Dar por hecho, sin evidencia alguna, que el dolor de cabeza crónico es cualitativamente distinto del dolor de cabeza puntual, es el principal error a la hora de tratar la migraña. Desde la Terapia Breve Estratégica, y después de tratar muchos pacientes con migraña, observamos que la migraña, una emoción, funciona de forma muy parecida al miedo, otra emoción. El miedo es algo que todas las personas sienten en algún momento de su vida, sin embargo, muy pocas desarrollan una fobia o un trastorno de pánico, problemas para los que se necesita un entorno y un comportamiento además de la capacidad de sentir miedo.

3. Todo ser humano tendría la potencial capacidad de sentir dolor de cabeza, pero para su cronificación (la migraña) se necesita un entorno y un comportamiento: una dinámica. En la migraña sucede exactamente que la persona hace algo que crea una dinámica que retroalimenta el dolor. 

4. Si bien la capacidad de sentir dolor es neurofisiológica, tanto su activación como su cronificación están determinadas por eventos que suceden fuera del cerebro, porque éste no es una isla que funciona por su cuenta. Una percepción de amenaza activa el dolor, y una dinámica que tiene como eje el comportamiento de la persona ante el dolor, la mantiene.

5. La causa de la migraña no estaría, por tanto, en el sistema nervioso. Los genes, las proteínas o las enzimas permiten, entre otras cosas, sentir dolor, sin embargo no lo pueden generar. La clave está en la relación que se establece entre la persona y el mundo. La migraña se construye, no es un problema que aparece de un día para otro, sino que se va estableciendo en función de lo que hace la persona para librarse de ella.

6. Este es el motivo por el que las personas no superan la migraña con fármacos, porque éstos solo pueden actuar en una parte de la dinámica que en el mejor de los casos bloquea el brote sin modificar un ápice la dinámica recursiva de dolor de cabeza, condenando a la persona al dolor.

7. La mayoría de las personas que sufren dolor de cabeza crónico, consideran que tienen una enfermedad cuya causa no se ha encontrado, sin embargo el dolor es una emoción que no puede reducirse a biología. 

8. Además, a la mayoría les sorprende que se pueda tratar la migraña desde la psicología, por eso pocas personas se atreven a probarlo. Tengo migraña, no un trastorno psicológico. Pero si entiendes la dinámica que subyace al dolor de cabeza, entenderás que debes ir más allá del cerebro para superarla.

9. Los psicólogos no tratamos solamente trastornos psicológicos ni enfermedades mentales. Somos profesionales que tenemos herramientas para ayudar a cambiar algunas dinámicas que nos hacen sentir mal. Y que además hemos comprobado que funcionan.

10. Si siempre haces las mismas cosas, siempre conseguirás los mismos resultados. 

 

Si quieres saber más sobre cómo trato la migraña mediante la Terapia Breve Estratégica, contacta conmigo. Terapia presencial y online.

 

LA MIGRAÑA SE DESACTIVA

NO SE CURA

Si has tirado la toalla con la migraña y te has resignado a vivir siempre con dolor, este libro es para ti.

WhatsApp