Llevo conmigo las heridas de todas las batallas evitadas

Fernando Pessoa

 

Ataque de ansiedad, ¿qué es?

El ataque de ansiedad es la pérdida de control sobre el propio organismo, debido al intento de control de las reacciones fisiológicas puestas en marcha ante una percepción de miedo. Se calcula que más del 10 % de la población adulta en España lo ha sufrido. 

El miedo es una emoción que surge ante un estímulo percibido como amenazante. La ansiedad, en principio, no es negativa porque, los síntomas (aceleración del ritmo cardíaco, de la respiración…), no son más que la puesta en marcha de recursos para hacer frente a ese estímulo percibido como amenazante.

El problema aparece cuando hay una respuesta de ansiedad continua sin estímulo amenazante, la denominada ansiedad generalizada; o cuando el intento de controlar esas reacciones fisiológicas acaba en el más absoluto descontrol que culmina en el ataque de ansiedad.

En el ataque de ansiedad tenemos una persona tratando de controlar unas reacciones fisiológicas que no debe controlar. Curiosamente, si no te pones nerviosa y no tratas de controlar, esas sensaciones desaparecen.

Es el caso de la respiración, que al aumentar provoca que la concentración de oxígeno en sangre (98%) aumente, reduciendo la de anhídrido carbónico, lo que conlleva una alteración del equilibrio ácido-base.

El organismo pone en marcha mecanismos de compensación como son la vasoconstricción (estrechamiento de los vasos sanguíneos) y el broncoespasmo (estrechamiento de las vías respiratorias) que van a desencadenar los síntomas de mareo, dolor en el pecho, dificultad respiratoria, vértigos u hormigueo que, al contrario de lo que piensas, no son debidos a la locura, la cercanía de la muerte o la absoluta pérdida de control de tu cuerpo, sino a un intento de tu organismo de reequilibrar el ácido base de la sangre.

Si no haces nada, en pocos segundos se reequilibra. Si tratas de controlarlo, te metes en una vorágine en la que, cuando más tratas de controlar, más descontrolas.

 

Ataque de ansiedad, síntomas

Como comentaba, los síntomas de la ansiedad no son más que recursos para hacer frente a un estímulo o situación percibidos como amenazantes que, acaban creando un bucle de intento de control que lleva a un descontrol cada vez mayor. 

Los más comunes:

  • Sudoración
  • Temblores 
  • Dificultad para respirar 
  • Sensación de ahogo 
  • Hiperventilación 
  • Opresión en el pecho 
  • Náuseas 
  • Mareos 
  • Desrealización 
  • Miedo a perder el control o a morir.

 

Ataque de ansiedad, ¿qué hacer?

Algunos psicólogos estiman que la mejor forma de hacer frente al ataque de ansiedad es añadir más control al intento de control, lo que supone tomar el camino más largo y difícil. 

Porque tratar de distraerte, respirar, pensar en unicornios o salir a correr, son formas de control o evitación que hacen que la respuesta se mantenga.

Desde la Terapia Breve Estratégica se estima que la labor del psicólogo es otra. Así como la mejor forma de apagar el fuego consiste en añadir leña hasta apagarlo por falta de oxígeno, el modo de controlar esa pérdida de control fisiológica es, lejos de tratar de relajarse para controlarla, tratar de descontrolarla aún más.

Si, has leído bien. En el ataque de ansiedad no hay nada que curar, tu organismo funciona perfectamente. Para solucionarlo hemos de atender a lo que haces: tratar de controlar. Algo que te mete en una paradoja fisiológica: cuando más tratas de controlar, más descontrolas.

La solución consiste en crear la paradoja fisiológica contraria: cuando más descontroles, más vas a controlar. 

Para llevarte a hacer aquello que más miedo te da, dejar de controlar esas sensaciones y abandonarte riesgo de perder totalmente el control, desde la Terapia Breve Estratégica, se han diseñado una serie de maniobras como el diario de abordo o la peor fantasía, de forma que vuelvas a confiar en tu organismo y no trates de controlar reacciones que no están bajo tu control.

 

Si quieres saber más o contarme tu caso, ¡escríbeme!

Estoy en Bilbao presencialmente y online para el resto.

 

WhatsApp