Cuando estás feliz disfrutas la música, pero cuando estás deprimido, entiendes la letra.

 

La tendencia natural cuando vemos a una persona con depresión, es animarla. Justo lo que no debemos hacer porque, cuanto más la animes, más se enrocará en su posición de renuncia.

 

Qué es la depresión

La depresión se considera un trastorno mental que, según la OMS (Organización Mundial de la Salud) afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo (más a mujeres), y es la principal causa de discapacidad. En su forma más grave puede llevar al suicidio.

Síntomas de la depresión:

Se caracteriza por:

  • Tristeza 
  • Pérdida de interés 
  • Sentimientos de culpa 
  • Trastornos del sueño
  • Sensación de cansancio
  • Falta de autoestima
  • Falta de concentración

 

Cómo se diagnostica la depresión

Depende de a quién le preguntes. Hay quien considera que la depresión es una enfermedad que se debe a predisposiciones genéticas que se cura mediante fármacos (antidepresivos).

Desde Hipócrates hasta los años 80, había acuerdo en que se debía a eventos vitales. Con la aparición de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y la llegada del DSM-III, se pasó a una visión organicista y la depresión pasó a ser un problema relacionado con un desequilibrio en los neurotransmisores.

Los antidepresivos fueron descubiertos por casualidad y luego se demostró que el efecto se debía a los inhibidores de la recaptación de monoaminas. Sin embargo no existe ningún marcador biológico, como una prueba que mida el nivel de serotonina, para diagnosticarla.

¿La serotonina causa la depresión? No. Es como explicar el dolor de cabeza por la falta de aspirina en el cerebro.

¿La serotonina está implicada en la depresión? Sí. Como lo está en el apetito, el sueño, la digestión, el deseo sexual, la memoria…

El término antidepresivo es engañoso en el sentido de que no actúa corrigiendo un supuesto mecanismo que causa la depresión. De hecho tiene apenas un poco más de efecto que una pastilla placebo tomada como antidepresivo (De Celis Sierra, 2018). Llamarlos sedantes, activadores o estimulantes, según lo que haga cada preparado, sería una mejor definición que antidepresivo (Pérez Álvarez, 2021).

Por supuesto que hay una parte genética, un catarro también la tiene. Sin embargo hoy sabemos que la genética no es inmutable porque el ambiente provoca cambios en el ADN, y la clave no estaría ni en los genes ni en el ambiente, sino en la relación entre ambos. 

Una persona deprimida es una persona que tiene una relación problemática consigo mismo, con los demás o con el mundo.

¿Quiere esto decir que los antidepresivos no sirven? No. Quiere decir que son una herramienta más para lograr restablecer la relación de la persona con el mundo; sin embargo, la causa de la depresión no es un neurotransmisor.

 

Cómo ayudar a una persona con depresión

Desde la Terapia Breve Estratégica, la depresión es una reacción, no una causa. Puede ser causada por una desilusión, la pérdida de una capacidad, un abandono, perder el trabajo, un fracaso… que provoca una renuncia en la persona: deja de responsabilizarse de su vida. 

Hay un tipo denominado endógeno, en la que la medicación es recomendable para poder hacer el trabajo que reestablecerá la relación de la persona con el mundo.

¿Qué debes tener en cuenta?

  1. Cuidado con el diagnóstico: algunos psicólogos buscan un diagnóstico para intervenir. El problema es que, en cierta medida, diagnosticar una depresión es crearla, porque le das una justificación a lo que le pasa, y eso puede tener ventajas secundarias (atención, eludir responsabilidades…). La persona renuncia, y pretende que, por su condición de deprimido, los demás se hagan cargo de aquello que solo ella misma puede hacer.
  2. Animar: la depresión es una renuncia, debajo de la cual hay una creencia de que no hay nada que hacer. Animar solo consigue retroalimentar aún más esa creencia, enrocando a la persona cada vez más en su posición.
  3. Victimismo: no debes dejar que te manipule con su victimismo. Si está en modo víctima, tú más. No trates de hacerle ver lo bonito de la vida. Le puedes decir: en cierta forma tienes razón, la vida es un valle de lágrimas al que venimos a sufrir…

 

Tratamiento de la depresión

El psicólogo estratégico no se enfoca en por qué existe un problema, sino en cómo funciona y, sobre todo, en qué hacer para resolverlo. Debe hacer un traje a medida de la persona, sólo así puede funcionar la psicoterapia. Lo primero es ver qué ha hecho y qué está haciendo la persona (y las personas de su alrededor) para tratar de superar la depresión (las soluciones intentadas), que no está funcionando, para que dejen de hacerlo.

Luego habría que ver dónde se ha producido esa ruptura, que puede ser un iluso desilusionado de sí mismo, de los demás o del mundo, para ir trabajándolo.

Si su problema está en el pasado, en algo que sucedió, se trabajará de forma distinta a si su problema es debido a una problemática presente o un futuro incierto. 

La psicoterapia para la depresión es como andar por la cuerda floja guardando el equilibrio: Debemos sacar a la persona de la renuncia, con mucha delicadeza pero siendo a la vez duros, no llevándole la contraria abiertamente, pero haciéndole ver que, en modo renuncia, todo empeorará.

 

Si buscas un psicólogo en Bilbao o quieres consultar tu caso, escríbeme.

Psicoterapia presencial y también online.

 

WhatsApp